Educación de personas adultas

Archivo para junio, 2015

25 aniversario de los Centros de Cantagallo (Plasencia)

2015. 25º ANIVERSARIO CANTAGALLO.5

2015. 25º ANIVERSARIO CANTAGALLO.7 jpg.

Este año estamos celebrando los 25 años del Centro de Cantagallo (Plasencia) con una serie de actividades a lo largo del curso. Recientemente hemos celebrado una Eucaristía en  acción de gracias por estos 25 años que el Señor nos ha regalado.

Quiero dar las gracias a D. Amadeo Rodríguez, Obispo de nuestra Diócesis, por regalarnos esta tarde. Su presencia aquí, nos estimula y nos anima para seguir trabajando en nuestra Diócesis.  Hace dos años en el Castañar, con motivo de la Feria de la Fe, nos invitaba a que cada parroquia fuera una misión, y cada cristiano, un misionero. Sabemos que conoce los Centros y los valora y sería estupendo que se conocieran en otras iglesias de nuestra Diócesis.

El pueblo, está muy contento y agradecido con su venida a la parroquia y le invita para que vuelva cuando quiera, que le recibiremos con alegría.

Cuando le hablé a D. Tibi de abrir un Centro, se quedo sorprendido, no los conocía pero cuando le dije que en S. Juan los había y cómo funcionaban me dio libertad para intentarlo. El pueblo ha recibido su fruto con su Sí siempre incondicional.

Nuestro cariño y agradecimiento para todos los colaboradores que VOLUNTARIAMENTE, han compartido su tiempo, impartiendo las diferentes materias de nuestra programación con tanto cariño. Especialmente, Josefina Garzón que colaboró durante varios años en Béjar, Candelario y Cantagallo.

Termino bendiciendo al Señor porque hace 40 años conocí el Centro Virgen del Castañar en Béjar, y en el descubrí el amor de DIOS, le ofrecí mi tiempo libre y Él me agarró fuerte, y aquí estoy, trabajando en la viña del Señor. Él siempre me precede.

María Madre de Dios y Madre nuestra, siempre está pendiente para que no nos falte el vino, como en las bodas de Canahá.

Angela Yuste

2 de junio de 2015

2015. 25º ANIVERSARIO CANTAGALLO. 1

EL “GENIO FEMENINO” QUE NECESITAMOS

Mensaje del Papa Francisco al cardenal Peter Turkson, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz, con ocasión de la Conferencia Internacional “Mujeres hacia la Agenda para el Desarrollo después de 2015” (Roma, 22/24-5-2015)

Eminencia:

Me complace hacer llegar mi saludo y mi aliento a los participantes en la II Conferencia Internacional sobre la Mujer que se celebra durante estos días en Roma, organizada por el Pontificio Consejo “Justicia y Paz” en colaboración con la Unión Mundial de Organizaciones Femeninas Católicas y con la Alianza Mundial Femenina por la Vida y la Familia, sobre el tema “Mujeres hacia la Agenda para el Desarrollo después de 2015: Desafíos a partir de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)”.

Deseo expresar mi vivo aprecio por tan oportuna iniciativa, que pone de relieve los afanes de las organizaciones femeninas católicas en los debates internacionales encaminados a la redacción, en el ámbito de las Naciones Unidas, de una nueva Agenda para el Desarrollo después de 2015. A dicho documento desean contribuir muchos hombres y mujeres comprometidos en la defensa y en la promoción de la vida y en la lucha contra la pobreza, contra las diferentes formas de esclavitud y contra las injusticias, que por desgracia, mujeres de todas las edades sufren con aún demasiada frecuencia en todo el mundo.

En las diferentes regiones del planeta, las mujeres afrontan desafíos y problemáticas diferentes. En Occidente sufren todavía, en ocasiones, discriminaciones en el ámbito laboral; a menudo se ven obligadas a escoger entre trabajo y familia; en no pocas ocasiones, su vida de novias, esposas, madres, hermanas o abuelas padece violencia. En los países pobres y en vías de desarrollo, las mujeres llevan la carga más pesada; recorren muchos kilómetros en busca de agua; mueren con demasiada frecuencia al dar a luz; son raptadas con fines de explotación sexual u obligadas a casarse en edad demasiado temprana o contra su voluntad; a veces incluso se les niega el derecho a la vida por razón de su sexo. Todas estas problemáticas quedan reflejadas en las propuestas de Objetivos de Desarrollo Sostenible que actualmente se debaten en las Naciones Unidas.

Las cuestiones referentes a la vida están relacionadas intrínsecamente con las sociales: cuando defendemos el derecho a la vida, lo hacemos con el fin de que dicha vida pueda, desde su concepción hasta su término natural, ser una vida digna, que no conozca el azote del hambre y de la pobreza, de la violencia y de la persecución. El Papa Benedicto XVI, en su encíclica Caritas in veritate, subrayaba que la Iglesia propone “con fuerza esta relación entre ética de la vida y ética social, consciente de que ‘no puede tener bases sólidas una sociedad que -mientras afirma valores como la dignidad de la persona, la justicia y la paz- se contradice radicalmente aceptando y tolerando las más variadas formas de menosprecio y violación de la vida humana, sobre todo si es débil y marginada’ “.

A quienes estáis comprometidos en la defensa de la dignidad de las mujeres y en la promoción de sus derechos, os animo a dejaros guiar constantemente por un espíritu de humanidad y de compasión en el servicio al prójimo. Que vuestra labor se caracterice, ante todo y principalmente, por su competencia profesional, por su falta de egoísmo y de activismo superficial, y por su compromiso generoso. Así permitiréis que se manifiesten los dones inconmensurables, otorgados por Dios, que las mujeres tienen para ofrecer, animando a los demás a fomentar la sensibilidad, la comprensión  el diálogo en la resolución de conflictos grandes y pequeños; curando heridas y promoviendo toda vida, en todos los ámbitos de la sociedad; y encarnando la misericordia y la ternura que traen reconciliados y unidad a nuestro mundo. Todo ello forma parte de ese “genio femenino” del que tan necesitada está nuestra sociedad.

Reiterando mi gratitud por vuestra labor, os formulo mis mejores deseos con vistas a la Conferencia que habéis organizado y cuyo tema resulta tan apremiante. Rezo por todos vosotros y os pido que recéis por mí y por mis intenciones, e imparto de buen grado a vosotros y a vuestros seres queridos mi bendición apostólica.

Francisco

Tomado de: Ecclesia  n. 3782 (2015),

VIAJE A ÁVILA DE LOS CENTROS DE VALENCIA CON MOTIVO DEL 5º CENTERNARIO DEL NACIMIENTO DE SANTA TERESA DE JESÚS

2015. Viaje a Ávila. Convento de San José de ÁvilaP1060802

Desde que en octubre empezamos a trabajar en los Centros de Valencia la obra y vida de Santa Teresa de Jesús, las mujeres nos pedían un viaje a Ávila.

Charo “nuestra agencia de viajes particular”, estaba decidida a organizarlo,  pero no todas podíamos asegurar que iríamos. Por fin llego mayo.  La lista de viajeras se completaba…éramos 36, así que el 26 de mayo salimos hacia Ávila.

El tiempo fue bueno y nos permitió visitar todo lo que teníamos programado: la Encarnación, el convento en que ingreso Santa Teresa a los 20 años; San José, la primera fundación de Carmelitas descalzas; la casa donde nació Santa Teresa; los palacios, la Catedral y las murallas por fuera y por dentro, y todo ello explicado por Victoria, nuestra guía de Ávila.

El 27 visitamos Alba de Tormes, donde la Santa hizo su octava fundación a petición  de los administradores del Duque de Alba en 1571, aquí murió cuando acudía al alumbramiento de la nuera del Duque… y aquí fue enterrada.

El 28 visitamos Malagón, único monasterio cuya construcción vigiló Santa Teresa porque la primera residencia era muy insuficiente. En Malagón vimos la piedra donde la santa se sentaba para seguir la obra del monasterio. Nosotras sólo lo vimos por fuera, naturalmente.

Tras una fabulosa comida de “engaños y entuertos” y algo más, salimos hacia Valencia a la que llegamos un poco cansadas, pero muy felices.

Chonin Rico Pitarch

Animadora diocesana de Valencia

2015. Viaje a Ávila.1